Construyendo un mundo sensocentrista

Blog para crear conciencia sobre las injusticias cometidas contra los animales no-humanos y promover un cambio de mentalidad y hábitos para que se erradiquen las mismas. Contacto: sensovegan@yahoo.es

Primeros atisbos sobre el sistema putrefacto

Posted by flex en marzo 15, 2006

Hace unos años cuando aún no era vegano ni antiespecista recuerdo haberme enterado que en las carreras de caballos (en los hipódromos) cuando el caballo tiene una caída tal que ya no le permite seguir corriendo el caballo era asesinado (1). En ese tiempo yo no conseguí entender el porque de esa actitud ya que si bien el caballo no podía correr más por la lesión, podría seguir disfrutando de su vida tranquilamente luego de que dicha lesión fuera atendida por un veterinario. Entonces mi razonamiento (extremadamente ingenuo) fue el siguiente:

– En el caso de los caballos seguramente las lesiones en las extremidades provocan un desorden tal que ya no es compatible con la vida (aunque sabía que eso no era cierto para humanos yo justifique la diferencia por alguna supuesta variación fisiológica que no conocía).

En ese entonces simplemente no se me pasaba por la mente la razón real:

– El caballo ya no puede correr.

Por ende:

– El caballo ya no es rentable.

Entonces:

– ¿Para qué seguir manteniéndolo vivo si ya no nos producirá ganancias económicas? Es más, no sólo no nos producirá ganancias sino que producirá pérdidas ya que tendríamos que alimentarlo y cuidarlo.

Ahora, bien enterado del tema, escribo este texto para hacer recordar que en un hipódromo, como en toda industria que explota animales no-humanos, estos son considerados meros recursos. Como consecuencia el veganismo implica no asistir a estos espectáculos ya que al hacerlo participamos directamente en dicha explotación.

También recuerdo alguna vez haber pasado por una ¨tienda de mascotas¨ (2). Aunque muchas veces había entrado a alguna de ellas esta vez la recuerdo particularmente porque vi ciertos animales no-humanos (específicamente perros/as) en jaulas y curiosamente fue la primera vez que me vino a la mente la siguiente idea:

Antes se vendían humanos en subasta y ahora se venden perros (3).

Sin embargo rápidamente hice un arreglo mental para justificarlo:

– En el caso de los humanos el problema de venderlos era que constituía una situación humillante para ellos/as (curiosamente no consideré en ese entonces el sufrimiento perpetrado por los/as esclavistas a sus ¨propiedades¨ ya que estoy completamente seguro que sabía de ellas, ni que era una situación inherentemente injusta).

– En cambio los perros no son capaces de sentirse humillados y por ello es aceptable que se les venda (no tenía idea que los intereses de los perros eran desconsiderados en este tipo de tiendas y además el verlos en una jaula – bajo la perspectiva especista que tenía en ese entonces – no era para mí problema alguno).

En ese tiempo como verán ya intuía que había algo extraño en el sistema actual. Aunque no sabía la real dimensión del problema animal ya salía a relucir la realidad. Lamentablemente muy pocas veces se habla de injusticia, de esclavitud, de igualdad. Se habla de ¨amor a los animales (no-humanos)¨, se habla de no ser cruel (4) con ellos/as, se habla de reducir el sufrimiento innecesario (y cada uno, claro, define que es y que no es necesario bajo su propia conveniencia), etc. Afortunadamente poco a poco están surgiendo organizaciones que denuncien claramente el fondo del asunto ya que considero que sólo así el problema de los animales no-humanos se podrá solucionar. Lo demás es simplemente cortar una rama para que crezca otra: es eternizar el problema.

(1) Obviamente cuando yo recibí ese dato me dijeron ¨sacrificado¨ no ¨asesinado¨ que como he repetido varias veces en los textos de esta bitácora no es más que un eufemismo que se utiliza para enmascarar la realidad (aunque inintencionadamente en este caso).

(2) Aquí vemos un caso más de discriminación mediante el lenguaje: el uso del término ¨mascota¨ para designar a cualquier individuo que viva con nosotros y cumpla con la condición de no pertenecer a la especie humana.

(3) Es oportuno comentar aquí también que lo que me llamo la atención fue ver los perros en las jaulas, pero sin embargo había también hamsters, canarios y peces sin embargo no los tomé en consideración. Un ejemplo claro de especismo no-antropocéntrico.

(4) Más adelante escribiré un texto sobre lo que significa ¨no ser cruel con los animales (no-humanos)¨.

4 comentarios to “Primeros atisbos sobre el sistema putrefacto”

  1. flex23 said

    Sí David tienes razón lo que pasa es que según mi criterio el veganismo y el antiespecismo deben estar unidos intimamente.

    Considero que uno de los problemas del movimiento es que muchos veganos siguen considerando este estilo de vida como una opción personal.

    Sin embargo este tipo de veganos especistas evitan participar de toda explotación y por ello lo que digo también se aplicaría para ellos (osea el no asistir a los hipódromos, aunque como tú dices de repente igual podrían considerar recursos a los animales no-humanos).

    O por ejemplo pongamos el caso de un vegano que evita participar en toda los ámbitos de explotación que son reconocidos como triviales (alimentación, vestimenta, entretenimiento) y sin embargo apoya la experimentación con animales no-humanos para cuestiones que podrían significar el avance de la medicina.

    Hay un artículo que trata de la relación veganismo/antiespecismo en el siguiente enlace:

    http://www.veganactivist.net/es/?itemid=223

  2. “…escribo este texto para hacer recordar que en un hipódromo, como en toda industria que explota animales no-humanos, estos son considerados meros recursos. Como consecuencia el veganismo implica no asistir a estos espectáculos ya que al hacerlo participamos directamente en dicha explotación”.

    En realidad, el veganismo no es incompatible con la valoración de los animales no humanos como meros recursos. Es la ética antiespecista la que rechaza esa postura. El veganismo y el antiespecismo son dos cuestiones diferentes, aunque también es verdad que existe una relación muy fuerte entre ellas (la primera se deriva directamente de la segunda).

  3. David Estellés said

    Un artículo muy interesante. No sé porqué, pero yo había pasado por alto que un individuo que rechaza el especismo puede no ser (o querer ser) vegano.
    Otra vez, José Valle ha realizado un excelente análisis.

  4. EDGAR DANIEL ORÉ MARCÓ said

    yupi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: